El arte de incomodar

Actualizado: 17 dic 2021

Como bien dice la frase: El arte debe consolar a los perturbados y molestar al cómodo.

¿Consolar a los perturbados? ¡Sí! Consolarnos mediante la observación de aquella escultura que nos hizo saber que no estamos solos ni somos los únicos agobiados o desesperados porque la artista plasmó aquellas emociones en su obra... mediante aquella composición musical que nos inundó de paz con su armonía… o por medio de aquella novela del autor húngaro que le puso historia a tus emociones, sentimientos y recuerdos.

¿Molestar al cómodo? ¡Claro! Cuando creemos que nuestro ánimo está en paz y después de visitar el Museo Memoria y Tolerancia tu corazón se vuelve añicos al ver las atrocidades que el ser humano es capaz de hacerle a otro ser humano. O cuando ves los dibujos hechos por gente con esquizofrenia y entendemos una realidad muy distinta a la nuestra.

Si, el arte es eso: mover entrañas. Arrancarnos de nuestra zona de confort para encontrarnos con realidades distintas y que derivado a esa experiencia, nos volvamos más humanos porque entenderemos que existen más formas de vida, más formas de pensar, de vivir, y eso nos llevará, irremediablemente, a ser tolerantes y respetuosos para con los demás y con nosotros mismos. Imperfectos, pero con conciencia.

~ Hipatia


Marixa Tamez

45 años

Santiago NL, México

Gestora


(Fotografía Sergio Godínez)