Danzando la Despedida

Actualizado: 14 jul

Las despedidas suelen ser difíciles y dolorosas, pero ignorar alguna suele ser aún peor, la danza de forma poética, emocional y expresiva siempre nos ayuda en situaciones como esas.


¿Quién no se ha despedido de algo? ¿Quién no ha dejado ir a una persona que tanto amó?

Una despedida suele ser muy difícil ya sea de alguna persona, de algún lugar/sitio, de un ciclo o de algún amor, es inevitable sentir dolor, en estas situaciones nosotros creemos que no hay manera de volver a sentir o experimentar la felicidad, en casos extremos nos puede llevar a desarrollar depresión.

La danza, al tratarse de una disciplina artística, pone en juego uno de los aspectos más complejos que envuelven al desarrollo del ser humano: la creatividad y la expresión. Es la síntesis de todas las funciones mentales puestas en práctica a través del movimiento corporal. Desde que somos niños comenzamos a movernos de forma intuitiva y natural para poder interactuar con nuestro entorno, experimentando y desarrollando emociones.


La danza es la medicina recetada ante varias circunstancias de afecciones que involucran el sistema nervioso, al momento de bailar la persona ejecutante se despega del mundo comienza a sentir la música, Esto le permite disfrutar y sentir su danza volviéndose algo mágico para él. Su objetivo se orienta a la búsqueda constante de movimientos corporales basándose de nuevas relaciones entre los objetos que lo rodean, con el objetivo de optimizar y vincular sentimientos.


Por este motivo, cuando se despierta la capacidad creativa, se despierta el cuerpo y la mente, se abren posibilidades y caminos para enfrentar los conflictos inherentes de una persona, se amplían los límites psicológicos y emocionales, se refuerzan y fortalecen hábitos adecuados, y además se regulan los estados físicos y emocionales, siempre nos hemos expresado moviéndonos a un ritmo común para compartir un sentimiento y desarrollar un mayor sentido de la felicidad.


“La Danza es el lenguaje secreto del Alma”

-Martha Graham


Isaac Vazquez Tun / Rudith Martínez

Bailarín

18 años

Mérida, Yucatán, México


Fotografía: Ulises Sierra