Conversación de un artista físico a la danza

Actualizado: 17 dic 2021

Tener la oportunidad de haber podido conocer a profundidad, mi propio cuerpo, entrenándome para poder entender el movimiento de diferentes disciplinas y poderlas empatizar.

El cuerpo humano por naturaleza es gran parte de nosotros, lo que nos constituye y forma, nos permite movernos en este mundo, con un cuerpo físico y preparado para la vida.

Gracias danza por dejarme alcanzar picos de energía provocados por la aceleración misma del corazón a punto de estallar de emoción o, a punto de llorar por la catarsis de desnudar a la verdad o destapar la mentira sobre el escenario, emociones que nos hacen vibrar y seguir bailando, temas que abordamos dentro de él, de uno mismo y sin hablar verbalmente, expresamos lo que sucede en cada mente, tópicos que vivimos y en ocasiones encarnamos, dejamos todo por nada, somos Todo En la nada breve de una función, y considero es eterna la idea, si llegaste a tocar el alma de un espectador.


Queremos que nuestra protesta física sea vista por unos, pero se sabe que la realidad, si no se da clase, no se subsiste en la urbe gigante, y el movimiento no es siempre baile, a veces es paz para tranquilizarles, noches de ansia en casa o bajo la bóveda estelar.

Es libre el movimiento cuando al llegar a una fiesta y gozar con la estructura ósea brincando, proyectando lo que aunque tan cierto y siendo viejos no somos más que huesos; es el momento se disfruta el movimiento con el esqueleto, se danza en vida y respetamos en vida a quienes mueren, no seriamos nadie sin quien nos antecede, no siempre se sonríe debajo de los reflectores, también aprendimos de los grandes.


En el escenario, el respeto es debido, nos enseña a ser bien habidos, y ser considerados con los sueños que nos dejen tranquilos; compartimos semejantes formas de ver el mundo, unos cantan, otros danzan, a veces movemos mundos enteros… y la forma de ver la realidad es atemporal, resurgimos en segundos un sentimiento, nuestro “super poder”; Pues estamos más conscientes que en otras disciplinas “¿o solo es el ego de artista…?” -si fuera fácil cualquiera lo haría, nosotros trabajamos con cosas intangibles, las emociones, algo que no puedes tocar, es responsabilidad de nuestras visiones conservar la esperanza en la raza humana, como tal, somos quienes tenemos la responsabilidad de recordar a la humanidad la importancia de vivir, pues estar vivo no es igual a vivir. Para el artista físico, para él es más claro ver los limites, que expongo anteriormente, me gusta usar mejor el termino parámetro, y son esos mismos los cuales rompemos para salir de la zona de confort o quedarnos encasillados en ideas arcaicas, saber que tan no capaces es parte también del desarrollo integral en el crecimiento del individuo, todos tenemos nuestra forma única de bailar… de vibrar (a nivel molecular)… o de moverse nada más, la danza me enseñó a moverme en la vida.


Revolucionar La danza, es llevar del mundo de las ideas, la misma imaginación al mundo físico y materializar felicidad, ira, deseo, odio, simpatía, anarquía, protesta, remembranzas, verdades agrías, guerras o ideologías complejas, mentes huecas o mentes perfectas-imperfectas, “qué paradoja ver una pieza y no saber lo que dicen en cada una de sus cabezas… aunque presentes, ahí los bailarines estando en el mundo físico y el mundo real siendo tangible, más no pueden volver a sentir, hay quienes se olvidan de sentir, y es por eso que pasados los años nos cueste apreciar lo que la danza nos está comunicando, por eso lo importante como recomendación, a los mismos bailarines y público que quiera acercarse a la danza, es siempre disfrutar la función. “la vida es un tren, no una estación” (Can)


… a veces solo es una plataforma de enfrentar temores o confrontarnos el mundo mismo si es necesario, como regla de oro me quedó y comparto: “debes de poder tener la energía suficiente como para que te vean hasta la última fila, la persona que está ahí, viéndote, a lo lejos como espectador, observando un acontecimiento único en su especie, por ello debes de proyectar la energía de tal manera que de donde estés puedas ser percibido, agradeciendo de manera mutua el apoyo del público, y su presencia física sobre todo “esa es la indicación de los maestros me fueron confirmando a través de los años” crece tanto que te vea hasta la persona que está en la última fila, el mensaje aun llegando a todos, solo unos pocos lo verán.


La danza es igual a movimiento, moverse es para mí energía, tener una fuente de energía es poder tener fuerzas con que vivir esta vida (movimiento=energía) = vida; Soy Lu, artista físico de la ciudad de Monterrey.


Comparto un texto de un libro que habla de uno de los conceptos necesarios para la creación, la imaginación. Citando un párrafo de la obra “la imaginación” de Jean Paul Sartre:


“La única diferencia entre la imagen e idea es entonces que en un caso la expresión del objeto es confusa y en el otro clara; la confusión proviene del hecho de que todo movimiento encierra en sí la infinidad de los movimientos del universo y el cerebro recibe una infinidad de modificaciones a las cuales no puede corresponder sino un pensamiento confuso, que encierra la infinidad de las ideas claras que corresponderían a cada detalle. Las ideas claras están, pues, contenidas en la idea confusa; son inconscientes, son percibidas sin ser apercibidas; solo es apercibida su suma total que nos parece simple porque ignoramos sus componentes. Por lo tanto, entre imagen e idea hay una diferencia que se reduce casi a una pura diferencia matemática: la imagen tiene la opacidad de lo infinito, la idea la claridad de la cantidad finita y analizable. Ambas son expresivas”.


Sartre. J. P (1936). L’Imagination. Pag. 37-38. Párrafo extraído la fecha 05 de Septiembre de 2021. SARPE: los grandes pensadores.


Luis Bernardo Herrera Ríos

Artista físico

29 años

Monterrey, N.L.


Fotografía: Fabián Cavazos